La Tasa Anual Equivalente o Efectiva, TAE, es el dato que debes mirar cuando pides un crédito ya que indica cuánto te cuesta realmente.

Recuerda no confundir TAE con TIN. Esta última es el precio que cobra el banco por prestarte el dinero, pero no incluye comisiones o gastos. En cambio, la TAE contempla la TIN, las comisiones y el plazo de la operación.

Puedes consultar la TAE en tus extractos bancarios, los términos y condiciones de tu tarjeta o preguntando a tu banco.

¿Encontró su respuesta?