La tecnología de bmath consigue que las actividades planteadas a cada uno de los alumnos se adecúen a su nivel. 

Al registrarse en la aplicación, se parte de un nivel inicial. En función de los aciertos, las omisiones y los errores de cada uno de los niños, bmath adapta las actividades siguientes para garantizar un aprendizaje individualizado.

En el caso que el niño se desempeñe bien en las actividades propuestas, bmath le va a plantear nuevos retos con un nivel de dificultad superior para que pueda continuar su proceso de aprendizaje. Eso sí, no dejaremos de ir consolidando los distintos contenidos y estrategias ya asimiladas. 

A aquellos alumnos que omitan algunas respuestas o necesiten de soporte para solucionar las actividades, se les van a plantear actividades complementarias o adaptaciones de las mismas actividades para que puedan llegar a los contenidos matemáticos a su ritmo. 

Es importante mencionar que la adaptación se realiza contenido por contenido, ya que, por ejemplo, es posible que un alumno pueda asimilar un nivel de abstracción elevado en geometría pero necesite de mayor soporte en estadística. Lo llamamos adaptación segregada.

Adicionalmente, se puede hacer el seguimiento del aprendizaje de cada alumno a través de los informes de progreso semanales.

¿Encontró su respuesta?