Qué es el IVA

El IVA es un Impuesto a las Ventas y Servicios, es el principal impuesto al consumo en Chile. Consiste en un recargo del 19% sobre el monto del precio final determinado por el vendedor de un bien o prestador de un servicio.

Es de declaración y pago mensual, se tiene que declarar y pagar dentro de los 12 primeros días del mes siguiente.

Concepto de Vendedor y Comprador

En materia de IVA, es muy importante distinguir entre quién compra y quien vende / presta servicios, porque es un “impuesto indirecto”. Eso quiere decir que hay que distinguir entre quien está obligado a declarar y pagar el impuesto, y quién soporta la carga económica del impuesto:

• Contribuyente de IVA ¿Quién está obligado a declarar y paga?

o Vendedor: la ley exige que la persona se dedique constantemente y con ánimo de lucro a la venta de bienes

o Prestador de servicios: es diferente al vendedor, porque la ley no le exige que sea habitual, puede prestar servicios de forma esporádica.

o Cualquier persona que realice una venta gravada con IVA

• ¿Quién soporta la carga económica?:

El comprador, que paga un recargo de 19% sobre el precio de la venta o servicio. Lo que hace la empresa es retener dicho impuesto y declararlo de manera mensual.

¿Cómo opera el IVA? – Débito y Crédito Fiscal

Lo interesante del IVA es que funciona como si fuese una cadena, ya que es un impuesto al valor que se agrega al producto en cada etapa productiva – por eso es impuesto al valor agregado.

• Débito Fiscal: Lo que el vendedor o prestador de servicios recarga a las ventas o servicios gravados con IVA.

• Crédito Fiscal: El IVA que el vendedor o prestador de servicios soportó en las compras que se realizaron o servicios que se prestaron para vender el producto final.

Lo que se tiene que pagar al fisco es la diferencia entre el débito y el crédito fiscales.

Para entender mejor como opera,

podemos ver un ejemplo:

1. Una librería paga $100.000 para adquirir sus libros – la librería obtiene un crédito fiscal de $19.000.

2. Se venden los libros por $200.000, cobrando $38.000 por IVA.

Aquí existe un débito ($38.000) y un crédito ($19.000). La diferencia entre estos dos ($19.000) es lo que se debe entregar al Fisco por concepto de IVA.

El débito fiscal es el IVA que se cobró a lo largo de la cadena productiva, mientras que el crédito fiscal es el IVA que se pagó en relación a la venta del bien o prestación del servicio al consumidor final.

Lo que el contribuyente debe entregar al fisco es la diferencia entre débito, y crédito fiscal.

¿Qué se grava con IVA?

El hecho gravado son las ventas y los servicios, definidos en el artículo 2 de la Ley de IVA:

1. Venta: Se ha entendido que venta no sólo significa que tenga que haber un “Contrato de Compraventa”, sino que es cualquier tipo de convención que sirva para transferir el dominio de bienes corporales muebles, o inmuebles construidos, o que la misma ley de IVA equipare a una venta. Además, se agrega que debe existir habitualidad en la venta, como ya vimos anteriormente.

2. Servicios: Son toda acción o prestación que una persona realiza por otra, y por la cual percibe cualquier forma de remuneración, siempre y cuando sea una de las actividades comprendidas en los N° 3 y 4 del artículo 20 de la LIR. En resumen, no toda actividad remunerada va a estar gravada con IVA.

Actividades exentas del IVA

El IVA prácticamente grava todas las operaciones de venta y prestaciones de consumo. Sin embargo, la ley de IVA establece algunas exenciones, en sus artículos 12 y 13. Además, existen exenciones en leyes especiales, como por ejemplo, el DL N°1244, que favorece a los domiciliados o residentes en Isla de Pascua.

Dentro de las actividades exentas podemos encontrar:

1. Importaciones: Hay ciertas actividades de importación que se eximen del hecho gravado de IVA. Dentro de ellas encontramos varios tipos de importaciones, como las especies importadas por representantes de naciones extranjeras u organismos internacionales, especies incorporadas por pasajeros cuando estas constituyan equipaje, pero dentro de las importaciones mas relevantes encontramos:

a. De especies que constituyan donaciones y socorros, calificados como tales, a juicio exclusivo del Servicio Nacional de Aduanas, destinados a corporaciones, fundaciones y universidades

b. De especies que realicen instituciones y organismos internacionales que se encuentren exentos de impuesto en virtud de un tratado internacional ratificado por el Gobierno de Chile

c. De bienes de capital asociados a un proyecto de inversión extranjera.

2. A los Servicios y Prestadores de Servicios: Se establecen en atención a la naturaleza del servicio, sin importar las personas que intervienen en su prestación, como por ejemplo, los servicios de asesoría o consultoría.

IVA de los servicios digitales

Con el Boom de mercado que han significado los servicios digitales como Netflix, Uber y recientemente Disney +, el 1 de junio de 2020 entró a regir la tributación con IVA de los servicios digitales, creando así un hecho gravado especial.

En el ámbito internacional ha habido una tendencia por parte de la OCDE y el G20 de criticar estos servicios. ¿Por qué? Se sabe que generan mucha plata y tienden a no pagar impuestos en ninguna parte, desafían los factores de conexión sobre los cuales se basa la tributación en la mayoría de los países. Por eso surgió la necesidad de regular su situación especial, y la pregunta ¿Cómo los gravamos?

Estos son servicios que se prestan fuera de Chile, pero son utilizados en Chile, que por lo tanto no se gravan con Impuesto Adicional, pero si se gravan con IVA.

¿Quién tiene que pagar IVA por servicios digitales?

1. La intermediación de servicios prestados en Chile, o las ventas realizadas en Chile o en el extranjero, siempre que éstas últimas den lugar a una importación;

2. El suministro de contenido de entretenimiento digital;

3. La puesta a disposición de software, almacenamiento, plataformas o infraestructura informática; y

4. La publicidad.

¿Cuándo se entiende que los servicios se utilizan en territorio nacional, debiéndose pagar IVA?

Se toma en consideración si, al momento de contratarlos o efectuar su pago, ocurriesen a lo menos dos de las siguientes situaciones:

1. La dirección IP del dispositivo utilizado u otro mecanismo de geolocalización indiquen que se encuentra en Chile;

2. El medio de pago utilizado para el pago se encuentre emitido o registrado en Chile;

3. El domicilio registrado para la facturación o emisión del comprobante de pago se encuentre en territorio nacional; o

4. La tarjeta SIM del teléfono móvil mediante el cual se recibe el servicio, tenga como código de país a Chile.

Devolución de IVA exportador

El artículo 36 del DL 825 le da un derecho a los exportadores a recuperar el IVA que se les hubiese recargado al adquirir bienes o utilizar servicios destinados a la exportación. Eso es lo que se llama “Devolución del IVA exportador”. Para volver a los términos que vimos anteriormente, se puede decir que a los exportadores se les devolvería el crédito fiscal.

¿Por que se le da este beneficio a la Exportación?

Queda claro que la actividad exportadora incurre en el hecho gravado básico del IVA: La venta. La única diferencia es que el comprador está fuera de Chile. Por eso, para fomentar la exportación y hacer que los productos chilenos estén en condiciones de mercado en el exterior, se le devuelve el IVA pagado en el ejercicio de esta actividad.

De esa manera, se abaratan los precios de los productos chilenos que se venden y los servicios que se prestan en el extranjero.

¿Cómo se solicita la devolución?

Desde noviembre de 2019 el nuevo procedimiento para solicitar la devolución del IVA Exportador se hace totalmente por Internet en la página web www.SII.cl , cumpliendo con los siguientes pasos:

1. Presentar el F29

2. Se debe declarar las exportaciones mediante una declaración jurada contenida en el Formulario 3601

3. Solicitar la devolución del IVA Exportador a través del Formulario 3600.

Devolución de IVA por compra de Activo Fijo

Este un beneficio muy importante en materia de IVA para aquellos contribuyentes de IVA contemplado en el Artículo 27 Bis de la Ley de IVA. Este trámite lo realizan los contribuyentes de IVA o exportadores que tengan un remanente de Crédito Fiscal IVA, que durante un mínimo de dos periodos tributarios consecutivos, haya adquirido bienes destinados a formar parte de su activo fijo o servicios en ejercicio de su actividad económica.

¿Cuándo se presenta esta solicitud?

Se debe presentar dentro del periodo siguiente a la última declaración de IVA, es decir, si el contribuyente presenta el Formulario 29 con acumulaciones de Crédito Fiscal IVA por el periodo entre febrero y agosto, la solicitud de devolución tiene que ser presentada dentro del periodo de septiembre.

Requisitos para la Devolución especial de crédito fiscal anticipado:

i. Los contribuyentes de IVA y los exportadores que tengan un remanente de crédito fiscal acumulado por a lo menos dos períodos tributarios (mensuales) consecutivos.

ii. Este remanente proviene de adquisiciones de activo fijo o de servicios que deban integrar el valor de costo del activo fijo.

ii. La Ley exige derecho de propiedad sobre los bienes y/o servicios. El SII, puede exigir que se de constancia de el dominio sobre los bienes para autorizar la devolución del remanente del crédito acumulado

¿Encontró su respuesta?