Probablemente.

Las investigaciones han demostrado que "el entrenamiento de los músculos del suelo pélvico puede mejorar algunos síntomas y signos de la atrofia vaginal en mujeres que reciben terapia local con estrógenos". Esta es una consecuencia del entrenamiento de Kegel, que incrementa el flujo sanguíneo a la vagina, ayudando a mantener los tejidos sanos y estimulando la lubricación.


¿Encontró su respuesta?