Fue en el año 2011 cuando uno de nuestros Cofundadores Nevin Freeman -junto con sus amigos- comenzaron a interesarse en Bitcoin, hablando constantemente acerca del tema y sobre la presencia que esta moneda empezaba a tener en el mundo.

A Nevin le resultó interesante la posibilidad de que pudiese existir una moneda independiente, que no se mantuviera sustentada y relacionada a ningún gobierno o estado y que así mismo no se desmoronara en el transcurso del tiempo, al igual que los entes gubernamentales lo hacen, fluctuando su valor. Además de transformarse en un elemento fundamental para la igualdad entre personas.

Pensó que se podría sustituir la moneda como la conocemos hoy por alguna que fuese creada de forma autónoma, una moneda para todos. Al mismo tiempo se dio cuenta que Bitcoin probablemente no funcionaría debido a su política monetaria simple, pero al creer que podría llegar a convertirse en una moneda mundial, volvió con la idea inicial de que las personas no debían pertenecer al gobierno o tener una posición de poder para la creación de una moneda.

En el año 2017, Nevin estudió el comportamiento de las personas respecto a las criptomonedas y a otro acontecimiento que marcó al mundo de la informática, la burbuja de Silicon Valley. Finalmente se dio cuenta que la creación de una criptomoneda, con el fin y las características que nombramos anteriormente realmente tenía sentido, así que, de esta manera decidió comenzar con Reserve.

Surgió la oportunidad de crear un proyecto que valiera la pena, y una moneda que además podría ser económicamente útil para todo el mundo y que lo fuera principalmente para países que se enfrentan problemas monetarios de forma regular, con altas tasas de inflación, y por ende desigualdad social.

Con un grupo pequeño conformado, “pusimos foco en países como Venezuela, que está en la cima de la lista en términos de hiperinflación y también nos interesamos en Argentina que la sigue de cerca”. Comenta Nevin, “Al principio no fue fácil, porque es difícil conseguir apoyo para desembarcar en estos países”. Pero se hizo hincapié en el lado social y en el beneficio que Reserve podía generar en ellos. “Nos contactamos con personas que realmente conocen la realidad de cada uno de estos países y empezamos a darle forma a esta idea. Poco a poco conformamos un grupo de profesionales muy diversos, que con mucho empeño y dedicación fueron quienes dieron el puntapié inicial a este proyecto y que lograron que Reserve llegue a lo que es hoy y además sigan trabajando en lo que vamos a ser”.

Para más información, síguenos en Youtube y también en nuestras cuentas de redes sociales @holareserve en Twitter, Tiktok, Instagram y Facebook

¿Encontró su respuesta?