Los Días extra de caducidad sirven para dar al cliente un margen de tiempo más amplio en el que recuperar sus clases.

Los Días extra de caducidad están creados con el fin de que el cliente pueda recuperar sesiones canceladas (dentro del plazo permitido) o no consumidas. Por este motivo, las reservas automáticas solamente podrán ser canjeadas durante el periodo de vigencia de su cuota.

Además, es importante conocer que los Días extra de caducidad solamente funcionan mientras el cliente tenga una cuota vigente de la misma tarifa.

Esto significa que el cliente sólo podrá disfrutar del saldo en los Días extra de caducidad mientras esté pagando una cuota con fecha de caducidad vigente. 

Un cliente que solamente tenga una cuota en el periodo de Días extra de caducidad no podrá reservar con este saldo.

Condiciones para disfrutar los Días extra de caducidad

Por lo tanto, para poder utilizar los Días extra de caducidad deben cumplirse las siguientes condiciones:

  • Tener una cuota activa de la misma tarifa.
  • No pueden canjearse por reservas automáticas.

Desde TIMP, solamente aconsejamos el uso de los Días extra de caducidad en el caso que tengamos actividades con autocompras y reservas automáticas. Para el resto de casos los Días extra de caducidad no son útiles y la mejor opción es tener un periodo de vigencia más largo o utilizar los Días de gracia.

  • Ejemplo:

Un cliente tiene una cuota de 1 sesión/semana de la tarifa de Yoga. Esta cuota tiene 30 días extras de caducidad. Al cliente le quedan dos sesiones para utilizar porque canceló las reservas en el plazo correcto.

Esta cuota ya ha caducado, con lo cual, estas dos sesiones que le quedan puede utilizarlas en los 30 días extras de caducidad siempre y cuando tenga otra cuota de la misma tarifa (en este caso la tarifa de Yoga).

En los siguientes enlaces tienes más información:

¿Encontró su respuesta?