Lo cierto es que a la hora de trabajar como freelance, la mayor parte de las veces será obligatorio que estés dado de alta como autónomo, o para ser más técnicos, en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Esto siempre será así cuando realices una actividad económica de forma habitual, personal y directa a título lucrativo.

El problema o la mayor parte de las dudas proceden de la palabra habitual. Únicamente no será necesario estar dado de alta como autónomo cuando se realicen trabajos esporádicos. Es decir, esto será una excepción y en casos muy concretos en los que la actividad no se realice de manera continuada y habitual.

Un ejemplo puede ser, si estás empezando como freelance o aún no te has decidido a dar el paso pero quieres probar a realizar algún proyecto. Un caso único y exclusivo para cuando se trate de una actividad lucrativa no habitual.

¿Encontró su respuesta?