Índice:


¿Qué es el IRPF?

El IRPF es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

El porcentaje de la retención es directamente proporcional a la cantidad de patrimonio y los beneficios anuales que tengas. Este se calcula finalmente cuando presentas la declaración de la renta.

Como autónomo, retener IRPF en tus facturas significa simplemente que adelantas este impuesto en las facturas que emites a tus clientes.

Con un ejemplo lo verás más claro.

Luisa es una diseñadora web que acaba de facturar a un cliente con estos datos:

  • Base imponible: 1.000 €

  • IVA (21 %): 210 €

  • IRPF (15 %): 150 €

La cantidad total que el cliente debe ingresar a Luisa será la base imponible, más el IVA, menos el IRPF: 1.000 + 210 – 150 = 1.060 €.

Es decir, Luisa dejará de cobrar ese 15 % de IRPF (los 150 €), porque el cliente no se lo pagará, pero en cambio, lo entregará a Hacienda en su nombre, mediante el modelo 111


Qué autónomos tienen la obligación de retener IRPF en sus facturas

Están obligados a retener el IRPF en sus facturas los autónomos que están dados de alta en la segunda y tercera sección del epígrafe del Impuesto de Actividades Económicas (del I.A.E).

Las secciones del IAE son:

  • Primera sección: actividades empresariales

  • Segunda sección: actividades profesionales

  • Tercera sección: actividades artísticas

En este artículo te contamos cuál es la diferencia entre las actividades empresariales y profesionales. Pero si necesitas más información para saber a qué sección pertenece tu actividad económica, también puedes consultar esta publicación de Hacienda.

Entonces, ¿Quién está obligado a retener IRPF en sus facturas y quién no?

  • Si tu actividad es profesional o artística y tus clientes son otros autónomos o empresas en tus facturas deberás de aplicar IRPF

  • Si tu actividad es profesional o artística y tus clientes son personas particulares no aplicarás IRPF en tus facturas

  • Si tu actividad es empresarial, no estás obligado a retener el IRPF en tus facturas, no importa quiénes sean tus clientes.

Ten en cuenta además que, si más del 70 % de las facturas de tu actividad profesional llevan retenciones, no estás obligado a presentar la declaración trimestral del IRPF que es el modelo 130.


La retención de IRPF de los nuevos autónomos

Los nuevos autónomos tienen una retención de IRPF reducida para facilitarles que inicien su actividad sin tanta carga de impuestos. Las retenciones del IRPF para los nuevos autónomos son de un 7 %.

Se te considera nuevo autónomo durante el año que te das de alta y los dos siguientes. Es decir, si te diste de alta el 20 de diciembre de 2021, tendrías la opción aplicar una retención de IRPF del 7 % en tus facturas hasta el 2023.

Si no es el caso, la retención del IRPF se eleva al 15 %.


Cómo calcular la retención del IRPF

Ejemplo #1

Acabas de darte de alta en autónomos y eres ingeniero. Vas a confeccionar tu factura a un cliente por los servicios que le has prestado. El cliente es una empresa, por lo que la factura la harás de la siguiente forma:

  • Precio o Base Imponible = 1.000 € (son tus honorarios sin tener en cuenta impuestos)

  • 21 % de IVA = 210 €

  • Retención del 7 % de IRPF = – 70 €

  • Total de la factura a cobrar = 1.140 €

Ejemplo #2

Sigues siendo ingeniero, pero ya han pasado 3 años desde que te diste de alta (¡qué rápido pasa el tiempo!).

Vuelves a facturarle a tu cliente empresario del primer ejemplo, el mismo trabajo, pero ahora tus retenciones han cambiado.

  • Precio o Base Imponible = 1.000 €

  • 21 % de IVA = 210 €

  • Retención del 15 % de IRPF = – 150 €

  • Total de la factura a cobrar = 1.060 €

Como ves, has cobrado 80 € menos, por el mismo trabajo. Pero obviamente esto no es dinero que has perdido, sino una mayor cantidad de dinero que has adelantado a la Agencia Tributaria.

Ejemplo #3

Este es un ejemplo de (no) retención del mismo ingeniero, porque a veces un autónomo puede retener IRPF en sus facturas a determinados clientes y, sin embargo, en otras no.

Esta factura que vas a preparar es para un cliente que es una persona física (no es autónomo, trabaja para otra persona).

  • Precio o Base Imponible = 1.000 €

  • 21 % de IVA = 210 €

  • Total Factura a Cobrar = 1.210 €

Como ves, la factura de este ejemplo no lleva retención de IRPF, porque el cliente no es autónomo ni empresario.

Ejemplo #4

Y por último, un ejemplo de un autónomo que nunca tiene que retener IRPF en sus facturas.

Eres agente comercial y cuando te diste de alta en Hacienda, el funcionario que te ayudó te dijo que tu actividad era empresarial. Ahora vas a hacerle una factura a un cliente.

  • Precio o Base Imponible = 1.000 €

  • 21 % de IVA = 210 €

  • Total Factura a Cobrar = 1.210 €

Como ves, en este ejemplo no hay IRPF y también nos da igual si tu cliente es empresa, autónomo o particular.

En definitiva, el IRPF siempre se calcula aplicando un porcentaje sobre el precio de tus servicios o productos.


¿Necesito hacer la factura yo?

Worksible se encarga de generar las facturas de forma automática con los datos introducidos durante el formulario fiscal, más información aquí.

En el caso de que tengas que declarar retenciones, deberás añadirlas en el formulario de facturación y actualizarlo en cuanto sea necesario.

Debes tener en cuenta que Worksible no es responsable de que los datos sean correctos y el responsable de mantenerlos actualizados es el freelancer, tal y como pone en nuestro términos y condiciones.

¿Encontró su respuesta?