No.

A día de hoy, y aunque somos plenamente conscientes de los trastornos del suelo pélvico como el vaginismo, la dispareunia o la vulvodinia, nuestro producto no es la mejor solución para tratarlos.

Si el tamaño del Perifit no te ocasiona molestias, y si te centras verdaderamente en la relajación durante los ejercicios de Kegel, su uso no te acarreará ningún daño. Sin embargo, si tus ejercicios de Kegel se centran en la contracción y no prestan atención a liberar plenamente los músculos tras la contracción, podrías estar fomentando el endurecimiento adicional del área pélvica.

¿Encontró su respuesta?