¡! Entrenar de pie es un reto.

Al estar de pie, trabajarás contra la gravedad y el peso de los órganos, por lo que te costará más esfuerzo levantar el suelo pélvico.

Además, tendremos la tendencia natural de utilizar más presión intraabdominal para compensar esta mayor fuerza requerida del suelo pélvico y "aspirar" Perifit.

Pero esto llegará con el entrenamiento, ¡lo prometemos! Lo importante es tenerlo en cuenta:

  • Ser capaz de entrenar de pie es un buen objetivo, sobre todo para las que tienen síntomas de incontinencia en el día a día estando de pie (corriendo, saltando, cogiendo a su hijo...)

  • PERO no es el punto de partida. El punto de partida sería entrenar estando tumbada, lo cual será más fácil para dar los primeros pasos hacia el fortalecimiento del suelo pélvico. Una vez que estés preparada, pasa a la bipedestación.

¿Encontró su respuesta?